lunes, 22 de enero de 2007

ICTERICIA NEONATAL - RECIEN NACIDOS


INTRODUCCION

La ictericia es una decoloración amarillenta de la piel, de las membranas mucosas y de los ojos producida por el exceso de bilirrubina (pigmento formado por la degradación de la hemoglobina producida por el hígado) en la sangre.

La ictericia neonatal es un problema común que afecta a los niños al nacer. Se produce porque el hígado del neonato no puede eliminar la bilirrubina, un producto de la degradación de las células sanguíneas.
El tratamiento más común es la exposición a la luz ultravioleta, colocando al niño bajo una lámpara ultravioleta durante unas horas cada día. La luz ultravioleta descompone la bilirrubina de manera que el hígado del bebé la pueda procesar y excretar.

ICTERICIA NEONATAL

DEFINICION

La ictericia neonatal es un fenómeno biológico que ocurre comúnmente en los recién nacidos, como resultado de un disbalance entre la producción y la eliminación de la bilirrubina. Alrededor del 50% de los recién nacidos de término y algo más del 60% de los pretérminos se pondrán ictéricos dentro de la semana de vida.
La ictericia es la coloración amarillenta de la piel y mucosas debida a un aumento de la bilirrubina (valores normales de 0,3-1 mgr/dl)que se va a acumular en los tejidos, sobre todo aquellos con mayor número de fibras elásticas (paladar, conjuntiva...). Se hace clínicamente evidente cuando la bilirrubina es mayor de 2-2,5 mgr/dl. El aumento de la bilirrubina puede ser a expensas de la fracción no conjugada o indirecta de la bilirrubina (BI), esta bilirrubina es liposoluble y no se filtra por el riñón por lo que no aparece coluria. Cuando el aumento es a expensas de la conjugada (BD) o bilirrubina directa, al ser hidrosoluble se filtra por riñón apareciendo coluria. Puede haber aumentos de ambas fracciones, se habla entonces de hiperbilirrubinemia mixta.
Bilirrubina no Conjugada: relacionada a ictericia Prehepática; no hay coluria, ni acolia. Bilirrubina Conjugada: relacionada a ictericia hepática y post hepática.
ETIOLOGIA
CAUSAS DE ICTERICIA DURANTE EL PERIÓDO NEONATAL
1. Hiperbilirrubinemia por inmadurez o ictericia fisiológica.
2. Enfermedad hemolítica por incompatibilidad sanguínea:
o Grupo A.
o Factor RH.
o Grupo B.
o Otros sub-grupos.
3. Infecciones:
o Infecciones agudas especialmente bacterias Gram (-).
o Infecciones crónicas (toxoplasmosis, citomegalovirus, lúes congénita, herpes, y rubeóla).
4. Hemorragias internas:
o Hemorragias superficiales (petequias, equimosis, hematomas).
o Hemorragias profundas (hemorragia intracraneana, hemorragias masivas en cavidades torácicas y abdominal).
o Transfusiones (materno-fetales, ordeñamiento del cordón umbilical).
5. Causas metabólicas:
o Transitorias (Administración de drogas como el cloranfenicol o de hormonas como el 3 alfa, Z o beta pregnapedio de la leche materna.
o Permanentes (galactosemia, hipotireoidismo, crigler najjar)
TIPOS
Ictericia fisiológicaLa ictericia fisiológica se presenta como una respuesta "normal" a la capacidad limitada del bebé para excretar bilirrubina durante los primeros días de vida.
Ictericia por leche materna
Aproximadamente el 2 por ciento de los bebés alimentados con leche materna desarrollan ictericia después de la primera semana. Sin embargo, algunos lo hacen durante la primera semana debido a una alimentación de bajo contenido calórico o deshidratación.
Ictericia por hemólisisLa ictericia puede presentarse como resultado de la destrucción de los glóbulos rojos debida a una enfermedad hemolítica del recién nacido (enfermedad Rh), una excesiva cantidad de glóbulos rojos o el sangrado.
Ictericia relacionada con la deficiencia hepáticaLa ictericia puede estar relacionada con una deficiencia hepática ocasionada por una infección u otros factores.
SIGNOS Y SINTOMAS
Por lo general, la decoloración amarillenta aparece primero en la cara y después en el pecho. Más tarde, la ictericia puede extenderse hacia el estómago y las piernas. Los padres pueden determinar si su bebé tiene ictericia observándolo a la luz natural o en una habitación que tenga luces fluorescentes. Si presenta un color amarillento, o en caso de duda, se recomienda ponerse en contacto con el pediatra. Los padres de un bebé al que ya se le ha diagnosticado ictericia también deben consultar al pediatra si la piel del bebé se vuelve más amarillenta, si la ictericia se disemina al abdomen, brazos o piernas, o si la parte blanca de sus ojos tiene un color amarillento.2
La mayoría de los bebés con ictericia no presenta otros síntomas. Se muestran alertas y comen y duermen normalmente. Sin embargo, los padres deben recurrir de inmediato al pediatra o solicitar atención médica de urgencia si el bebé presenta sueño excesivo o resulta difícil despertarlo, si muestra falta de interés al succionar o alimentarse, si presenta signos de flojedad o arquea el cuello o la espalda hacia atrás o si desarrolla un llanto agudo o fiebre.4 Éstas pueden ser advertencias tempranas de que el bebé tiene un nivel de bilirrubina peligrosamente elevado que requiere tratamiento de inmediato para evitar una forma de daño cerebral conocida como querníctero.
PRUEBAS DE DIAGNOSTICO
¿Cómo se examina a los bebés para determinar si tienen ictericia?Un profesional de la salud se encarga de revisar al bebé antes de darlo de alta para detectar cualquier signo de ictericia. Si la piel del bebé presenta un color amarillo o si el bebé tiene ciertos factores de riesgo que hacen que tenga más probabilidades de desarrollar ictericia (ver a continuación), el profesional puede medir el nivel de bilirrubina mediante una prueba en la piel o un análisis de sangre. El análisis de sangre es la manera más exacta de determinar la gravedad de la ictericia. También se recomienda realizar una de estas pruebas a algunos bebés de piel más oscura, ya que puede ser difícil determinar si tienen ictericia mediante un examen de la piel.
CAUSAS DE LA ICTERICIA EN LOS BEBÉS RECIÉN NACIDOS
La ictericia se produce debido a la acumulación de bilirrubina en la sangre. Todos los días muere una cierta cantidad de glóbulos rojos en el cuerpo. Cuando éstos se descomponen, una sustancia portadora de oxígeno llamada hemoglobina se convierte en bilirrubina. Normalmente, el hígado elimina la bilirrubina de la sangre y la convierte en una forma capaz de ser expulsada del cuerpo al defecar. En los bebés recién nacidos, es normal que muera un número mayor de glóbulos rojos, lo cual genera una cantidad mayor de bilirrubina. Es posible que el hígado del recién nacido sea demasiado inmaduro para manejar bien la eliminación de la bilirrubina, por lo que ésta se acumula en la sangre. Esta acumulación hace que la piel y algunas veces la parte blanca de los ojos se vuelvan amarillentas. Los bebés prematuros tienen hígados especialmente inmaduros, lo cual los hace más propensos a la ictericia.
La ictericia causada por un hígado que todavía no ha terminado de madurar suele denominarse ictericia fisiológica. Éste es el tipo de ictericia más común en los bebés recién nacidos y suele ocurrir tanto entre los bebés amamantados como entre los alimentados con fórmula. Por lo general, la ictericia fisiológica desaparece dentro de las dos semanas, aunque puede durar más de dos a tres semanas en los bebés amamantados.2
Ciertos problemas de salud en el bebé también contribuyen a la ictericia. En estos casos, la ictericia puede comenzar durante las primeras 24 horas de vida del bebé y volverse más grave. Un pequeño número de bebés tiene un tipo de sangre diferente del de su madre (como incompatibilidad de ABO o Rh), lo cual puede provocar una descomposición particularmente rápida de los glóbulos rojos e ictericia. Ciertos trastornos del sistema digestivo en el recién nacido, infecciones y trastornos genéticos también pueden contribuir a la ictericia, al igual que los moretones graves producidos durante el parto. Estos bebés tienen más probabilidades que los bebés con ictericia fisiológica de requerir tratamiento para reducir los niveles de bilirrubina en la sangre. Cuando los niveles de bilirrubina son demasiado altos, ésta puede introducirse en el cerebro y causar daño cerebral.


TRATAMIENTO
El tratamiento se basa en la eliminación de la bilirrubina por vías alternativas. La luminoterapia es el método más utilizado, el cual se basa en la capacidad que posee la luz para actuar sobre la bilirrubina a nivel de la piel. La bilirrubina es una de las pocas sustancias del organismo que puede absorber la luz (fotoreceptora); ya que, cuando recibe cierta cantidad de luz se transforma en otros productos menos tóxicos. Este método consiste en la exposición del neonato desnudo bajo una lámpara con tubos de luz fluorescente de día. También se utilizan otros tipos de luces (verde o azul) con una acción ligeramente superior, pero no son los más usados.
Muchas complicaciones se le han atribuido a éste procedimiento, pero ninguna de severidad. Los efectos secundarios más frecuentes son: erupciones (manchas en la piel), respiración irregular, conjuntivitis, etc. Otro efecto que se produce es el denominado "niño bronceado" (coloración parda de la piel), que si bien no reviste gravedad, puede permanecer durante bastante tiempo luego de suspendida la luminoterapia.
Otro procedimiento utilizado es la exanguinotransfusión, en caso de niveles peligrosos de bilirrubina en sangre, el cual se basa en la remoción de la sangre del recién nacido por sangre de un dador.
COMPLICACIONES
Estas son de diversa naturaleza y pueden afectar diferenetes sistemas y órganos. Se describen a continuación las más importantes y frecuentes.
ACIDOSIS
Suele presentarse en aquellos neonatos que teniendo el SDR no han recibido un tratamiento adecuado desde el nacimiento, lo cual se hace más patente cuando tienen el antecedente de sufrimiento fetal agudo. Como ya fue mencionado, en un alto porcentaje la acidosis es mixta con predominio respiratorio. Cuando es respiratoria pura (hipercapnia sin déficit de base) no requiere de infusión de bicarbonato de sodio y se corrige con la asistencia ventilatoria.
DESEQUILIBRIO HIDROELECTROLÍTICO
Con el uso de calentadores radiantes y fototerapia, las pérdidas insensibles son dos a tres veces mayores que lo que de manera normal sucede, por lo que puede presentarse, si se descuida el tratamiento al respecto, deshidratación e hipernatremia. En estos casos es necesario llevar un estricto equilibrio de los líquidos que se administran, cuantificar la orina y determinar la densidad urinaria, esta última por lo menos cada 24 horas. Cuando el laboratorio notifica hiperpotasemia deberá confirmarse con el electrocardiograma y en su caso, tratarse. En ocasiones la hiperpotasemia no es real y sólo producto de una toma de sangre que parcialmente
HIPERBILIRRUBINEMIA
El 85% de los niños con insuficiencia respiratoria presentan ictericia. De éstos 30 a 40% alcanzan cifras superiores a 12 mg/dL de bilirrubina indirecta, con el riesgo de desarrollar kernicterus, por lo que para evitar estas evoluciones naturales es muy importante el uso de la fototerapia en forma preventiva. Lo anterior a pesar de la recomendación contraria, que se apoya en un sólo trabajo internacional, en el que se reportó que no pareciera que fuera de utilidad la fototerapia preventiva. Lo que es un hecho, es que utilizando la fototerapia preventiva excepcionalmente se requiere llegar a la exanguinotransfusión por hiperbilirrubinemia multifactorial (no incluye a la incompatibilidad sanguínea). Hay que tener presente que cuando a los pacientes se les manifiesta la ictericia estando bajo un calentador radiante (algunos de los cuales tienen la fototerapia incluida), éstos no serán de gran utilidad para el tratamiento de la ictericia ya que la lámpara se encuentra a una altura y distancia mayor de 50 cm del paciente, lo que disminuye su eficacia y favorece la hiperbilirrubinemia. Se recomienda en tales casos el uso de una lámpara de fototerapia individual cuidando que no cubra la fuente radiante de calor, o en su defecto usar la fototerapia de las denominadas de concentración que no interfieren con el calentador radiante.
HIPOGLUCEMIA
Es importante que se detecte oportunamente con tira reactiva semicuantitativa para evitar la posibilidad de daño neurológico. Se previene cubriendo los requerimientos ya mencionados del metabolismo basal, aportando un extra más para cubrir las otras demandas energéticas adicionales por la condición crítica y el estrés. En caso de que la cinta reactiva marque igual o menos de 45 mg/dL, debe cuantificarse la concentración sérica de glucosa por la posibilidad de falsos positivos.
HIPERGLUCEMIA
Se presenta en 38% de los niños con estrés grave, generalmente produce diuresis osmótica, deshidratación y hemorragia intracraneal, por lo que en los neonatos con SDR se recomienda efectuar determinaciones cada cuatro a seis horas con cinta reactiva para glucosa con el fin de diagnosticarla con oportunidad e iniciar el tratamiento específico. En el caso de que la cinta reactiva indique una concentración mayor o igual a 130 mg/dL también deberá corroborarse el valor de la glucosa sanguínea.
ESTADO DE CHOQUE
Es muy frecuente en los neonatos con SDR y sólo se puede identificar con oportunidad si se vigila en forma estrecha al paciente por medio de los registros de los signos vitales cada hora, o ante cualquier cambio hacia el deterioro clínico por mínimo que sea, así como también por el monitoreo electrónico. La causa del mismo generalmente es consecutiva a hipoxemia y acidosis. El tratamiento como cualquier estado de choque debe ir enfocado hacia la causa desencadenante, que en estos casos puede ser hemorragia intraventricular, barotrauma, septicemia, enterocolitis necrosante y otras más.
INSUFICIENCIA RENAL
Se ha demostrado que los neonatos con SDR tienen disminución de la filtración glomerular.28 Ésta puede acentuarse por efectos de la hipoxemia, acidosis y choque que condicionan obstrucción tubular y difusión retrógrada del filtrado a través de los túbulos dañados, secundarios a la presencia de desechos celulares. También condicionan alteraciones en el flujo cortical que favorecen lesión tubular y pérdida de sodio así como alteraciones mitocondriales, fallas en la homeostasia intracelular del calcio, liberación de radicales libres y trastornos en el metabolismo de la adenina. En ocasiones cuando existen todos estos daños la lesión puede ser tan acentuada que se requerirá de instalar diálisis peritoneal. Las indicaciones de la misma en general se apoyan cuando existe hipercaliemia superior a 7 mEq/L acompañada de trastornos electrocardiográficos típicos de la misma; en presencia de hipernatremia mayor de 170 mEq/L; o en casos de insuficiencia cardiaca con sobrecarga de líquidos, entre otras.
CONDUCTO ARTERIOSO PERMEABLE
Es común en los niños con SDR y puede influir directamente en la mortalidad, agravando el padecimiento e impidiendo la suspensión de la asistencia ventilatoria. El conducto arterioso generalmente hace su aparición durante la fase de estabilización del SDR, condicionada en buena parte por el descenso que se produce en esta etapa de la presión pulmonar, lo que facilita que se produzca el corto circuito de izquierda a derecha; o bien cuando se inicia el "destete" del ventilador, momento durante el cual se produce descenso en la presión intrapulmonar y aumento en la circulación con elevación del gasto cardiaco, lo que también promueve el corto circuito de izquierda a derecha.
Los signos clínicos consisten en pulsos periféricos saltones, precordio hiperdinámico, frémito en mesocardio y soplo sistólico paraesternal izquierdo alto, destacando que la ausencia de este último no descarta el diagnóstico. En ocasiones la manifestación del conducto puede ser la de una insuficiencia cardiaca refractaria al tratamiento, a pesar de que éste sea adecuado y se hayan obtenido concentraciones satisfactorias de digoxina en la sangre.
En la radiografía de tórax puede apreciarse datos de edema pulmonar como son congestiónvenosa, cardiomegalia progresiva, índice cardiotorácico mayor de 0.6 y cisuritis. En la ecocardiografia se aprecia que la relación del tamaño de la aurícula izquierda con el nacimiento o raíz de la aorta se encuentra aumentado. No se recomienda el aortograma, por ser invasivo y no aportar más datos que la ecocardiografía.
El tratamiento incluye digitalización a dosis de 20 a 30 (g/kg/dosis total, dividido en tercios cada ocho horas; con dosis de mantenimiento de 7 a 10 (g/kg/día repartida en dos dosis. Para el edema pulmonar se deben restringir los líquidos a 90 o 100 mL/kg/día lo que se considera un aporte suficiente en un niño que se encuentre en calentador radiante y fototerapia simultánea. De persistir el problema agregar furosemida de 1 a 2 mg/kg/dosis, repetida cada seis a ocho horas. Si existe anemia corregirla con paquete globular para disminuir el trabajo excesivo del corazón. Si el paciente en un lapso de 12 horas no muestra mejoría con las recomendaciones generales señaladas, se deberá administrar indometacina a razón de 0.2 mg/kg/dosis, cada ocho horas en tres ocasiones como máximo (dosis total de 0.6 mg/kg en 16 a 24 horas) por vía bucal o endovenosa, vigilando los riesgos de complicaciones del medicamento. Está contraindicado administrar la indometacina en presencia de enterocolitis necrosante, datos de insuficiencia renal o hemorragia gastrointestinal. En caso de que todo lo anterior fracase deberá efectuarse el cierre quirúrgico.
INSUFICIENCIA CARDIACA
Ésta puede o no ser secundaria al conducto arterioso. El diagnóstico casi siempre se basa en la presencia de uno o varios datos como taquicardia, galope, hepatomegalia, cardiomegalia en la radiografía de tórax y cisuritis. Un dato útil para el diagnóstico temprano es el aumento progresivo del índice cardiotorácico, o cuando es mayor de 0.60. Este índice resulta de sumar la distancia que existe entre la parte más prominente del perfil derecho del corazón a la línea media, con la distancia que exista entre el perfil izquierdo a esta misma línea. El resultado de la suma se divide entre la distancia que existe entre las caras internas de la parrilla costal a nivel de las cúpulas diafragmáticas. El tratamiento debe estar enfocado a la causa desencadenante. En el caso del SDR puede estar condicionada por exceso o por déficit de volumen.
El tratamiento puede ser en caso de exceso de volumen exclusivamente con diuréticos del tipo furosemide a dosis de 0.5 a 2.0 mg/kg endovenoso con una dosis de mantenimiento de 1 a 2 mg/kg endovenoso divididos en 2 a 3 dosis. Puede también agregarse inotrópicos como la dopamina o la dobutamina con la ventaja de que su efecto y eliminación son rápidos y el efecto es controlable de acuerdo a las dosis utilizadas. Si con estas medidas no hay respuesta rápida puede indicarse la digoxina en las dosis ya comentadas en sección anterior.
HIPERTENSIÓN PULMONAR PERSISTENTE
Se debe sospechar en el momento en que el niño con SDR tiene una insuficiencia respiratoria de gravedad progresiva que a pesar de los cambios en los valores máximos permisibles de las variables del ventilador como PPI,PPFE y Fi02 no se logra incrementar la tensión arterial de oxígeno. Una situación que siempre debe considerarse en estos casos, es que si existe estado de choque, puede equívocamente establecerse el diagnóstico de hipertensión pulmonar persistente y lo que en realidad existe, es un estado de choque, que bien identificado y tratada su causa resolverá el problema.
Si en las condiciones máximas del ventilador, la Pa02 continúa baja, se deberá tomar gasometría simultánea de las arterias radial derecha y la umbilical, de tal forma que si existe una diferencia en la Pa02mayor de 10 mm Hg a favor de la primera, indicar que existe cortocircuito de derecha a izquierda a nivel del conducto arterioso. Cabe señalar que la ausencia de esta diferencia no excluye necesariamente esta complicacion, como sucede en los casos donde existe una amplia comunicación a través del agujero oval.
El tratamiento incluye entre otros a la hiperventilación producida al incrementar los ciclos por minuto del ventilador con la finalidad de producir alcalosis respiratoria con cifras superiores de pH de 7.45. Se pueden probar en caso de no tener buena respuesta tolazolina a dosis inicial de 1 a 2 mg/kg por infusión continua en un lapso de 10 minutos, con la condición de haberse descartado malformación cardiaca. Este medicamento puede producir hipotensión o hipertensión arterial, distensión abdominal, hemorragia del tubo digestivo o insuficiencia renal, por lo que su uso debe estar restringido a los centros de segundo o tercer nivel de atención.
CONVULSIONES
Se presentan generalmente secundarias a hipoxemia, a alteraciones metabólicas del tipo de la hipoglucemia, hipocalcemia o lo que tal vez sea más común a hemorragia intraventricular. Deberá enfatizarse que éstas con frecuencia son de poca expresividad, por lo que lo ideal es que siempre pueda realizarse una evaluación ecosonográfica del cerebro para investigar la presencia de la hemorragia intraventricular.
BAROTRAUMA
Éste puede manifestarse como neumotórax, neumomediastino, neumopericardio, enfisema intersticial o combinaciones de los mismos. Deberá siempre sospecharse cuando se presente un deterioro súbito en la condición clínica del niño, para lo cual se requiere de la toma de una radiografía urgente de tórax.
HEMORRAGIA PERIINTRAVENTRICULAR
Ya fue mencionada y sólo cabe señalar que en ocasiones puede producir bloqueo a la circulación del líquido cefalorraquídeo, que en ocasiones requerirá de instalarle al niño un sistema de derivación ventrículo-peritoneal.
INFECCIONESç
Por lo frecuente de las maniobras invasivas que se realizan en estos niños, las infecciones intrahospitalarias son de ocurrencia frecuente, lo que puede condicionar infección local como flebitis, infección en el sitio de instalación de un catáter u otras del tipo de neumonía o septicemia
ATENCION DE ENFERMERIA
Coloración amarilla de la piel y mucosas relacionada al aumento de bilirrubinas en sangre
RESULTADOS ESPERADOS
Bilirrubina indirecta bajo de 10 mg%.
PLANIFICACION DEL CUIDADO DE ENFERMERIA
Evaluar al niño por colocación amarilla de la piel y mucosas, respuesta al estímulo, reflejos presentes.
Tener preparada una cuna con fototerapia.
Tome medidas autropométricas: Peso, tallas, c.c., c. torácica, C. Abdominal y temperatura.
Colocar al niño completamente desnudo bajo la fototerapia.
Colocar antifaz en ojos para protección de la retina.
Cambio de antifaz diario.
Hacer cambios de posición cada 2 horas para garantizar la exposición de la luz.
Vigilar por signos de deshidratación: piel seca, saliva filante, llanto sin lágrima, fontanelas deprimidas, signo de pliegue.
Ofrecer suero oral entre tomas de leche.
Observación y controles seriados de bilirrubinas.
Evaluar al niño por posibles complicaciones a la exposición de la fototerapia: rash generalizado en piel, deposiciones líquidas verdosas.
Evaluar características de la orina: cantidad y color.
Evaluar por signos de kenniterus: hipotomía, letargia, reflejo de succión disminuida, convulsiones, apneas
DIAGNOSTICO DE ENFERMERIA
Riesgo potencial de infección relacionado con el recambio de sangre cuando la bilirrubina indirecta es mayor de 15% mg, en las primeras 48 horas de vida de 18 mg en la primera semana de vida.
RESULTADOS ESPERADOS
Bilirrubina indirecta menor de 15 mg% en niños de 48 horas de vida, Bilirrubina indirecta menor de 18 mg % en las primeras semanas de vida.
PLANIFICACION DEL CUIDADO DE ENFERMERIA
· Verificar reporte de bilirrubina con la a clínica del niño.
· Enviar solicitud de sangre en el banco de sangre.
· Realizar el procedimiento en un cuarto aislado y limpio.
· Mantener al niño mínimo 4 horas N.P.O.
· Ayudar al médico y asistir al niño en el procedimiento de exanguinotransfusión.
· Verificar que se realice el procedimiento utilizando técnica de asepsia medicoquirúrgica.
· Mantener al niño monotorizado durante el procedimiento o control estricto de frecuencia cardiaca.
· Revisión estricta de la sangre verificando grupo RH del niño con la sangre enviada.
· Llevar un registro de los recambios de sangre.
· Hacer movimientos suaves y rotativos en la bolsa de sangre para evitar que se separen los componentes sanguíneos.
· Quitar catéter umbilical después de terminado el procedimiento o hasta que disminuya el control de bilirrubina.
· Curar del ombligo por turno con agua , jabón y alcohol.
· Evaluar por signos de onfalitis, enrojecimiento, hipertemia local, secreción purulenta y olor fétido
· Administración de antibiótico prescrito.
DIAGNOSTICO DE ENFERMERIA
Déficit de conocimiento relacionado con la condición del niño.
RESULTADOS ESPERADOS
· Los padres del niño manifiesten con sus propias palabras el porque de los cuidados del niño.
PLANIFICACION DEL CUIDADO DE ENFERMERIA
· Orientar a los padres sobre las normas de ingreso a la unidad: lavado de manos, uso del delantal, horas de visitas, etc.
· Responder a las interrogantes de los padres sobre los problemas y tratamiento que recibe el niño (causa de la ictericia, interrupción de la fototerapia, etc.)
· Reforzar las interpretaciones médicas con lenguaje adecuado a los padres del niño y dar retroalimentación para comprobar los conocimientos.
· Explicar a los padres las complicaciones que sufre el niño así como los logros a los cansados por el (disminución de bilirrubinas en sangre, suspensión de fototerapia).
· Estimular el apego con los padres por medio de la estimulación precoz.
· Explicar a la madre que no es conveniente sacar al niño de la fototerapia.
· Apoyar a los padres psicológicamente para que acepten el problema del niño.
· Capacitar a los padres en los cuidados generales del R.N.
· Explicar a los padres la importancia del seguimiento en la consulta externa, fomento de la lactancia materna, completar esquema de vacunación, etc.

1 comentario:

kathy dijo...

muy buen material....
gracias :)

Google